Por: Santiago Pedraza, asistente de investigación del INCP

En este artículo te contamos cómo avanza la alineación global de los estándares de sostenibilidad, iniciativa liderada por la Fundación IFRS.

Ahora más que nunca, resulta imperativo que las organizaciones divulguen información relacionada con la sostenibilidad que permita comprender y comunicar su impacto en temas críticos como lo son el cambio climático, los derechos humanos, el bienestar social, entre otros. Así pues, los criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés) se vuelven fundamentales para la toma de decisiones de una amplia gama de stakeholders. Por parte de los inversores, cada vez cobra más fuerza la importancia de las inversiones sostenibles y la incorporación de asuntos ESG en la evaluación del valor de una organización.

En la actualidad, existen diversos organismos internacionales e iniciativas regionales que, por medio de estándares, normas y acciones, propenden en la mejora de la calidad de la información suministrada en materia de sostenibilidad. Sin embargo, la falta de homogeneidad en los requisitos de revelación de los estándares creó la necesidad de que un único organismo, la Fundación IFRS, liderara el establecimiento de un sistema global coherente de informes corporativos interconectados y dejara de lado el actual ecosistema fragmentado.

Desde que la Fundación IFRS creó el Consejo de Normas Internacionales de Sostenibilidad (ISSB, por sus siglas en inglés) en noviembre de 2021, se emprendió el camino hacia el desarrollo de una línea de base global de normas de divulgación de sostenibilidad. Este trabajo ha sido bien recibido por varios stakeholders internacionales, entre ellos se encuentran:

  • Los ministros de Finanzas y los Gobernadores de los Bancos Centrales del G7
  • La Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO, por sus siglas en inglés)
  • El Consejo de Estabilidad Financiera (FSB, por sus siglas en inglés)
  • La Federación Internacional de Contadores (IFAC, por sus siglas en inglés)

Así pues, en marzo de 2022 el ISSB publicó sus dos primeros proyectos de normas de sostenibilidad para discusión pública. El primero trata los requisitos generales de información a revelar sobre sostenibilidad, su objetivo es requerir que una entidad declare información sobre riesgos y oportunidades, relacionados con la sostenibilidad, que sea útil para los usuarios de la información financiera cuando evalúan el valor de la empresa y decidan cómo suministrarle recursos. El segundo proyecto versa sobre la información a revelar relacionada con el clima, su objetivo es requerir que una entidad disponga información sobre su exposición a riesgos y oportunidades relacionados con el clima, tales como el cambio climático, permitiendo a los usuarios de la información financiera evaluar sus efectos en la entidad y la capacidad de esta para adaptar su planificación, modelo de negocio y operaciones a los riesgos y oportunidades. Estas propuestas se basaron en el trabajo desarrollado anteriormente por los siguientes organismos:

  • El Consejo de Normas de Divulgación de Información sobre el Clima (CDSB, por sus siglas en inglés)
  • El Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB, por sus siglas en inglés)
  • El Grupo de Trabajo sobre Divulgaciones Financieras Relacionadas con el Clima (TCFD, por sus siglas en inglés)
  • La Fundación de Informes de Valor (VRF, por sus siglas en inglés)
  • El Foro Económico Mundial

De este modo, el ISSB espera completar para finales de 2022 el establecimiento de los dos estándares para esclarecer los elementos centrales de la línea de base global sobre normas de sostenibilidad. Sin duda, la implementación a nivel mundial requerirá de la cooperación de otros actores, como las autoridades y los participantes del mercado, para contribuir con el desarrollo y alentar el uso generalizado de las nuevas normas. Adicionalmente, otras de las novedades de este año en materia normativa incluyen:

  • En enero de 2022, el Consejo de Normas de Divulgación de Información sobre el Clima (CDSB, por sus siglas en inglés) y el Proyecto de Información sobre Emisiones de Carbono (CDP, por sus siglas en inglés) se integraron a la Fundación IFRS para proporcionar su personal y recursos técnicos a respaldar el trabajo del ISSB.
  • En marzo de 2022, la Fundación IFRS y la Iniciativa de Reporte Global (GRI, por sus siglas en inglés) anunciaron un acuerdo de colaboración entre sus respectivos consejos emisores de normas, el ISSB y el Consejo de Normas de Sostenibilidad Global (GSSB, por sus siglas en inglés). Así pues, estos organismos buscan alinear sus respectivos programas de trabajo, terminología, orientación y actividades de establecimiento de normas, en pro de armonizar los informes de sostenibilidad a nivel mundial.
  • En abril de 2022, el ISSB estableció un nuevo grupo de trabajo con representantes de distintas regiones para mejorar la compatibilidad de sus proyectos de normas de sostenibilidad con las iniciativas regionales que están en curso.

Por otra parte, como parte de una iniciativa global para el sector público, el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad del Sector Público (IPSASB, por sus siglas en inglés) inició el proceso de planeación para desarrollar estándares de sostenibilidad para este sector. Hasta el momento, el IPSASB ha lanzado dos documentos de consulta pública en el marco de este proyecto, donde en el primer documento expone la forma en la que el IPSASB emitiría guías de informes de sostenibilidad para el sector público. Mientras que, en el segundo, se propone desarrollar una guía para el reconocimiento, medición y presentación de activos o recursos naturales, entendiéndose por estos la luz, el aire, el agua y la tierra.

En definitiva, el proceso de emisión de estándares internacionales de sostenibilidad avanza hacia una alineación global inminente. El trabajo articulado de los distintos organismos internacionales seguramente logrará el cometido propuesto: establecer estándares universales que permitan a los usuarios de la información contar con información completa, consistente y comparable en materia de sostenibilidad.