Las inversiones en activos financieros o físicos requieren de un juicioso análisis del riesgo y de las condiciones del mercado. Por esta razón, ContArte te enseña cómo puedes tomar precauciones a fin de asegurar el valor de tus inversiones, pensando siempre en ubicar tu empresa en el escenario más conveniente.

Por: Juan David Hernández, asistente de Investigación Contable del INCP

¿Qué son?

Una cobertura financiera es una herramienta estratégica que sirve para reducir el riesgo de incurrir en pérdidas que se puedan generar al realizar inversiones financieras. Su funcionamiento es similar al de un contrato de seguros convencional, sin embargo, la cobertura asume una posición de compensación, generalmente mediante el uso de derivados financieros.

Normalmente, a la hora de adquirir un activo, las personas buscan protegerse de algún evento externo que pueda afectar dicho activo, por ejemplo un incendio en una edificación o el robo de un vehículo. Para mantener protegido el activo se contrata una póliza de seguro contra robo o incendio, en la cual se cancela, periódicamente, una cuota con un valor fijo. Esta cuota se continuará pagando mientras el propietario desee mantener asegurado su activo, sin importar si el evento ocurre o no, generando una “pérdida esperada”, la cual es asumida voluntariamente por el propietario con el propósito de no perderlo todo repentinamente, fruto de un siniestro o imprevisto.

Por su parte, una cobertura financiera se constituye como una inversión paralela y directamente relacionada con la inversión inicial, pero de manera inversamente proporcional. Es decir, es una inversión cuyo objetivo es compensar las pérdidas de la inversión principal en donde a medida que incrementa el riesgo de que la principal genere pérdidas, aumenta el beneficio de la cobertura y cuando se reduce el riesgo de pérdida de la inversión principal, el beneficio de la cobertura disminuye.

Funcionamiento

Las coberturas financieras se realizan mediante la compra o venta de un activo financiero (derivados) relacionado con el activo o inversión que se desea cubrir. El valor de un derivado financiero depende del valor de su “activo subyacente”, que es el activo principal objeto de la cobertura, cuya finalidad es permitir anticiparse a los cambios futuros en el mercado.

Los derivados más utilizados son:

‘Forward’: Un Forward es un contrato mediante el cual las partes se comprometen a la compra o venta de un activo en una fecha determinada y a un precio establecido. Mediante este contrato derivado se asegura el valor de la tasa de cambio a la cual se va a adquirir o vender el activo.

Un Forward no se negocia en el mercado tradicional sino en un mercado extrabursátil (OTC), donde se transan instrumentos financieros. Los precios son negociados con base en las condiciones del mercado de divisas y a las fluctuaciones de las tasas de interés.

Pese a que es un instrumento que elimina la incertidumbre sobre el costo de una divisa o activo, no se recomienda para uso especulativo en el mercado, sino para aquellos que deben hacer pagos futuros en moneda extranjera. Los contratos de este tipo pueden firmarse por mínimo 3 días y hasta un máximo de 3 años.

Futuros: Al igual que el Forward, un futuro es un contrato en el cual las partes se comprometen a comprar o vender un activo en un tiempo y condiciones determinadas con un precio establecido. La principal diferencia entre un contrato Forward y un futuro radica en que este último está estandarizado: cantidad, calidad, fecha de entrega, etc. del activo objeto de compra o venta están determinados. Además de esto, los futuros son contratos que se transan en mercados organizados, como las bolsas de valores, y cuentan con derechos de garantía.

Al estar en un mercado organizado pueden ser vendidos en cualquier momento sin esperar a la fecha de su vencimiento (lo que no puede hacerse con un Forward normal), esto permite que se negocie la posición del contrato (comprador o vendedor) obteniendo ganancias por el instrumento antes de su vencimiento.

Opciones financieras: Son instrumentos financieros en los cuales la negociación se realiza sobre derechos y obligaciones entre las partes. El comprador cancela una prima al vendedor y adquiere el derecho (pero no la obligación) de comprar (Opción call) o vender (Opción put) un activo en el futuro. A su vez, el vendedor al recibir la prima adquiere la obligación de vender el activo en el futuro si y solo si el comprador hace uso de su opción de compra.

Al igual que los Futuros, las opciones se negocian en mercados regulados, por lo cual pueden ser vendidas antes de su vencimiento y generar ganancias mediante la cesión del derecho.

La ganancia de una opción se realiza para el vendedor con el monto pagado como prima por el comprador. Para este último la ganancia dependerá del tipo de opción que se trate. Aunque en ambos casos la ganancia o pérdida dependerá del comportamiento del mercado al día del vencimiento del instrumento, la opción call reflejará ganancias con un mercado con tendencia al alza, mientras que una opción put lo hará con un mercado con tendencia a la baja.

‘Swap’: Es un contrato de intercambio de activos financieros mediante el cual las partes que lo suscriben se comprometen a intercambiar periódicamente una serie de flujos de caja de acuerdo con una fórmula establecida. Un contrato swap contiene los detalles de las tasas de interés, la fórmula que se usará, la fecha de cada intercambio y la moneda en que se realizará.

La principal finalidad de un swap es transformar los desembolsos periódicos de un tipo de interés fijo a desembolsos de interés variable, y viceversa; esto según la conveniencia y objetivos de las partes.

Al igual que el forward, los swap se negocian en mercados (OTC) no regulados, en los cuales los contratos se realizan a medida y se respetan las fechas de los vencimientos.

Ejemplos

Ahora bien, una vez conocidas las diferentes formas mediante las cuales se puede realizar una cobertura financiera, es necesario comprender cómo se realizaría en la práctica, con un par de ejemplos:

  • Ejemplo 1Esperanza ha visto cómo la tasa de cambio ha bajado notablemente y ha decidido que es momento de realizar su sueño de conocer EEUU. Aunque quiere realizar el viaje, por el momento no cuenta con los recursos suficientes, por lo que piensa postergar el viaje para el siguiente semestre, pero también es consciente que en los próximos seis meses las condiciones del dólar puedan cambiar, y por ende, su viaje resultar mucho más caro.

En este punto Esperanza podría hacer uso de un Forward, ya que mediante este contrato negociaría el viaje a una tasa del dólar fija y realizaría su pago en seis meses. Las condiciones del contrato Forward al que Esperanza se acogería serían las siguientes:

Costo del viaje: $ 5.000.000

Plazo de pago: 6 meses

Tasa negociada: $ 2.233

Si al pasar los 6 meses el precio del dólar está por un mayor valor, Esperanza habrá ahorrado el monto correspondiente a la diferencia, si por el contrario, su cotización es más baja, habrá perdido dinero. De cualquier modo, Esperanza habrá eliminado la incertidumbre y garantizado su viaje.

  • Ejemplo 2

Un productor de café, que normalmente produce 1600 toneladas al año, desea estar protegido ante dos posibles riesgos: el tener una mala cosecha que no le permita cubrir sus costos anuales de $300.000.000 o el tener una cosecha buena que cause una sobreproducción de café, causando que los precios del grano bajen y sus utilidades se vean reducidas.

Para asegurarse de cubrir los costos de producción, este cafetero vende futuros sobre su producción de 600 toneladas de café, que aún no se ha realizado, por un valor de $500.000 por tonelada. Adicional a la venta del futuro, adquiere una opción de compra de café, de 600 toneladas a $560.000 por tonelada; debe tener en cuenta que adicional al precio también debe pagar una prima de $30.000.000.

Escenario de baja producción: Se producen únicamente 600 toneladas y el precio del café aumenta a $650.000 por tonelada. Se vende la producción por $390.000.000 y se hace uso de la opción de compra, por el café vendido a $300.000.000 con los futuros.

Venta Futuros $300.000.000
Venta producción $390.000.000
Costos + Prima $330.000.000
Opción de compra $336.000.000
Ganancia con cobertura $24.000.000
Ganancia sin cobertura $60.000.000

Escenario de alta producción: Se producen 1400 toneladas por lo cual el precio del café baja a 250.000. Si se vendiera el café a ese precio obtendría un ingreso de $350.000.000. Sin embargo, al haber realizado una operación de venta de futuros a $500.000 por tonelada vende la cantidad pactada en ese precio y el resto lo vende al precio de mercado conteniendo los siguientes resultados:

Venta Futuros $300.000.000
Venta Producción $200.000.000
Costos $300.000.000
Prima opción de compra no ejercida $30.000.000
Ganancia con operación de coberturas $170.000.000
Ganancia sin operación de coberturas $50.000.000

Es muy importante tener claro que el uso de las operaciones de cobertura con derivados financieros no garantiza la obtención de beneficios o la eliminación total del riesgo, ya que esto dependerá del buen uso que se haga de tales herramientas y de la capacidad de analizar y anticiparse al futuro del mercado.