Descubre en este artículo una nueva modalidad de trabajo. ¿Qué es el coworking?, ¿cómo funciona? y ¿por qué es una herramienta que deben aprovechar las organizaciones para la fomentar la innovación y el desarrollo de talento humano?

Por: Sonia Victoria Rojas, asistente de investigación del INCP.

Desde que comenzó la pandemia del COVID-19, las empresas empezaron a implementar nuevas metodologías de trabajo permitiendo convenir con sus colaboradores aspectos como la ubicación, el horario o los días de trabajo. A raíz de ello, cada vez son más las personas que priorizan estas estructuras organizacionales por ser más flexibles que las tradicionales.

La mayoría de las empresas han recurrido a modalidades de trabajo como teletrabajo, trabajo en casa y trabajo remoto, las cuales, aunque motivan al trabajador al permitirle un estilo de vida más flexible, pueden representarle dificultades al no delimitar el tiempo laboral y personal. Es aquí donde el coworking surge como un entorno alternativo que permite atraer, retener y desarrollar talento humano.

¿Qué es el coworking?

Es una forma de trabajo híbrido en la que usuarios (coworkers) de diferentes empresas, edades y roles -empleados, colaboradores, emprendedores, freelancers, entre otros- trabajan en un mismo espacio físico generando sinergias basadas en las relaciones y el aprendizaje colaborativo. Allí, cada profesional puede aportar en el desarrollo o mejoramiento de proyectos individuales o colectivos.

Esta modalidad, aunque no es nueva y ha sido poco explorada anteriormente, tiene el potencial de transformar las relaciones laborales, ya que fortalece en sus miembros la sensación de credibilidad y confianza con su empresa y el espacio de coworking. Algunas organizaciones, como Ruta N, Banco Santander, Lenovo o Accenture, han convertido parte de sus oficinas en espacios de coworking como una mejor forma de intercambiar conocimiento. Otras empresas como Spotify, Instagram y Uber surgieron en estos espacios colaborativos; e incluso, algunas de las grandes compañías como Google, Microsoft y Samsung lo utilizan como un medio de innovación.

Una opción para contadores independientes

Un contador público independiente puede desarrollar sus servicios en coworking, pues este, le permite la optimización de recursos al compartir entre los usuarios los gastos fijos. Además, trabajar en estos ambientes permite la adquisición de conocimiento interdisciplinario, impulsa el desarrollo de habilidades claves como la resolución de problemas, y genera la oportunidad de conocer y captar nuevos clientes a través de los eventos de networking que se organizan.

Coworking y el talento humano

El papel del coworking en la estrategia de talento humano es clave, pues a través del establecimiento de espacios de interacción social, las organizaciones pueden afrontar de mejor manera dos grandes retos: la atracción de talento humano y la innovación.

En los espacios de coworking, una de las formas de potencializar el desarrollo del talento de los colaboradores es la motivación. A través de esta, personas de diferentes sectores, nacionalidades y perfiles profesionales comparten sus perspectivas y sirven como fuente de inspiración hacia otros participantes, de manera tal que impactan positivamente su productividad laboral y les permite obtener retroalimentación sobre su desempeño. Además, estos espacios permiten que las personas se despreocupen de cuestiones administrativas y se centren en su labor específica.

En la actualidad, el coworking es un lugar de trabajo que se fundamenta en posibilidades como el crecimiento, el reconocimiento laboral y la presencia de retos, lo cual tiene más valor para los colaboradores que el hecho de contar con un trabajo de alta remuneración económica.

Otro de los aspectos fundamentales por el que muchos colaboradores prefieren estos tipos de espacios es porque tienen la posibilidad de interactuar con otras personas en un espacio físico (cualquier espacio dentro del coworking: oficinas con escritorio y computadora, cocina, impresoras, archivadores, instalaciones de ocio o espacios interactivos), además de poder establecer un horario flexible -pero definido- para trabajar.

Por otra parte, los espacios de coworking fortalecen el compromiso en los colaboradores ya que, comparado con el trabajo en una oficina tradicional donde no se tiene la facultad de decidir el orden de realización de las tareas, acá las personas pueden ser autónomas en la organización de sus labores, logrando un mejor equilibrio con sus actividades personales. Los siguientes son otros factores por los que los espacios de coworking hacen parte de las mejores estrategias para desarrollar la innovación y el talento humano:

En suma, valerse de espacios coworking es una estrategia clave para las empresas que desean desarrollar su talento humano ya que, gracias al intercambio de conocimiento, la innovación y la creatividad, estas pueden construir amplias redes sociales y profesionales. Esto, les ayuda a crecer y sostenerse en situaciones de incertidumbre, así como a desarrollar una cultura empresarial flexible.