El deterioro de valor de un activo es una condición que se presenta paralelamente a la depreciación de su vida útil, pero que no se puede evidenciar tan fácilmente. Por ello, es necesario analizar los indicios que permitan descubrir si existe o no deterioro y realizar los ajustes correspondientes al valor del activo. Hoy ContArte te enseña qué es y cuál es el proceso para determinar el deterioro de valor de un activo.

Por Juan David Hernández, asistente de investigación contable del INCP

De acuerdo con lo establecido en los estándares internacionales NIC 36 y sección 27 de la NIIF para pymes, el deterioro de valor de un activo es una situación que se presenta cuando un activo se encuentra contabilizado por un valor mayor a su importe recuperable, es decir, cuando el valor en libros del activo es superior a dicho importe.

Ahora bien, el importe recuperable de un activo es una medida que refleja el valor que se puede recuperar tras la venta o la utilización del mismo. Este equivale al mayor valor de dos conceptos: el valor razonable del activo menos sus costos de venta, y el valor de uso del activo.

Si al calcular el valor razonable menos los costos de venta o el valor del uso del activo se evidencia que uno de estos es mayor que el valor en libros, no será necesario calcular el otro concepto, ya que se puede inferir que no existe deterioro.

Valor razonable menos costos de venta

Para una correcta estimación de este valor, es necesario que exista un precio determinado por la venta del activo, que esté contenido en un contrato formal de venta, que se realice en una transacción independiente donde se ajusten los valores atribuibles a la venta del activo.

Valor de uso

Para calcular este valor se debe realizar la estimación de los flujos de efectivo futuros, producto de la utilización o la venta del activo, aplicando la tasa de descuento correspondiente a estos flujos. Otros elementos como variaciones en el monto y distribución en el tiempo de los flujos estimados, además de otros factores que los participantes del mercado reflejen, serán considerados como ajustes a los flujos de efectivo futuros o al tipo de descuento.

Las normas recomiendan a los preparadores de la información financiera que las entidades realicen, por lo menos una vez al finalizar cada periodo sobre el que informan, un análisis para determinar si existen indicios de que se presenta deterioro de valor en un componente de los estados financieros y, en tal caso, realizar el cálculo del importe recuperable.

Indicios de deterioro de valor

Para realizar la evaluación de si existen o no indicios de deterioro de valor en los activos de la entidad, los estándares identifican una serie de fuentes de información, las cuales pueden ser internas o externas:

Fuentes internas:

  • Contar con evidencia sobre la obsolescencia o deterioro físico del activo.
  • Que ocurran, o se espere que ocurran prontamente, cambios en la utilización, estado y vida útil del activo que afectan negativamente a la entidad.
  • Que informes internos demuestren que se tuvo, o se va a obtener, un rendimiento económico del activo peor al esperado.

Fuentes externas:

  • Durante el transcurso del ejercicio el activo ha disminuido su valor de mercado significativamente, más de lo que se podría esperar de su desgaste normal.
  • Han ocurrido, o van a ocurrir en el futuro inmediato, cambios con un impacto negativo para la entidad en el entorno económico, legal o tecnológico de los mercados donde esta desarrolla su actividad o en los mercados a los que está destinado el activo.
  • Existen variaciones en la tasa de interés de mercado que generan impactos negativos a la hora de calcular el valor de uso del activo, reduciendo significativamente su importe recuperable.
  • El valor en libros de los activos netos de la entidad es mayor que el valor de mercado de la misma.

Pérdida por deterioro de valor

El valor en libros se reducirá hasta alcanzar el importe recuperable siempre y cuando este último sea menor. Cuando el valor en libros del activo es mayor a su importe recuperable, la diferencia existente se considera como pérdida por deterioro de valor. Esta pérdida se reconocerá en el resultado del ejercicio, salvo en el caso de los activos revalorizados de los que trata la NIC 16.

Cuando se dé lugar al reconocimiento de una perdida por deterioro o se realicen correcciones al valor del activo, debe realizarse el ajuste a las cuotas de depreciación de los periodos siguientes, teniendo en cuenta el nuevo valor contable del activo.

Reversión de las pérdidas por deterioro

En cada fecha de balance la entidad analizará si existen indicios de que las pérdidas por deterioro reconocidas en ejercicios anteriores han disminuido o ya no existen. De presentarse estos indicios, deberá recalcularse el valor del importe recuperable. Para evaluar estos indicios deben tenerse en cuenta las mismas fuentes de información utilizadas para la determinación inicial de la existencia de deterioro.

La pérdida reconocida se revertirá si y solo si se tiene evidencia de que las estimaciones sobre las que se calculó el importe recuperable del activo se han modificado desde el ultimo reconocimiento de la perdida. En tal caso, se incrementará el valor en libros del activo hasta ser equivalente a su importe recuperable. A este incremento se le conoce como reversión de la perdida por deterioro de valor.

Algunos de los posibles cambios en las estimaciones son menores costos de venta (cuando el importe recuperable se determina con base en el valor razonable menos los costos de venta); cambios en el monto o periodicidad de los flujos de efectivo futuros del activo y cambios en el tipo de descuento (cuando el importe recuperable se determina con base en el valor de uso).

Ejemplo práctico

El 01 de diciembre de 2014 una entidad realiza la adquisición de equipo de cómputo por un valor total de $50.000.000, el cual cuenta con una vida útil de 5 años. Luego de 2 años de la adquisición, su valor de mercado es de $24.500.000. En caso de venderlo se tendrían unos costos de $1.425.000.

De continuar con la planta esta produciría unos flujos de caja en el resto de su vida útil de $ 6.840.000, $ 7.410.000 y $ 7.695.000, respectivamente. La tasa de descuento en el mercado libre de riesgo es del 4 %.

Cálculo del deterioro:

  1. Depreciación

  1. Mayor valor entre 3 y 4
  2. Valor razonable menos costos de venta

  1. Valor de uso

Registro de la pérdida por deterioro de valor:

Ajuste de las cuotas de depreciación: