¡Aquí te las aclaramos!

Por: Sonia Rojas, asistente de investigación del INCP.

Beneficios, aportes y condiciones como elementos diferenciadores entre un contrato laboral y un contrato por prestación de servicios.

Un contrato laboral, según los artículos 22 y 23 del Código Sustantivo del Trabajo (CST), es aquel mediante el cual una persona natural denominada trabajador se obliga a prestar un servicio personal a otra persona natural o jurídica denominada empleador bajo la concurrencia de los siguientes tres elementos fundamentales: (i) prestación personal del servicio, (ii) continuada subordinación o dependencia y (iii) remuneración o salario.

Por su parte, un contrato por prestación de servicios es un acuerdo suscrito entre dos partes, el cual está reglamentado por el código civil y consiste en el desarrollo de una actividad independiente por parte de un contratista en nombre de una persona natural o jurídica. En concordancia con las sentencias C-154 de 1997 y C-117 de 2018, la vinculación por parte del contratante se genera con el propósito de suplir actividades relacionadas con la administración o funcionamiento de la entidad, o para desarrollar labores especializadas que no puede asumir el personal de planta y que no admite el elemento de subordinación.  

Las principales características del contrato por prestación de servicios son las siguientes:

Las siguientes son algunas precisiones que debe tener en cuenta un contratista a la hora de llevar a cabo un contrato por prestación de servicios:

  • La remuneración que recibe se denomina honorarios; en el contrato laboral esta se denomina salario.
  • En el contrato por prestación de servicios no se requiere la prestación personal del servicio, por ello puede contratar a otras personas para la ejecución de su labor.
  • Cuenta con autonomía e independencia técnica y científica.
  • No debe cumplir un horario.
  • No tiene derecho al auxilio de transporte, este es reconocido únicamente en el contrato laboral.
  • No tiene derecho a prestaciones sociales ni vacaciones, únicamente al pago total de los honorarios acordados.

Afiliaciones a cargo del contratista vinculado mediante contrato por prestación de servicios:

El contratista y el contratante deberán concertar los siguientes acuerdos:

¿Qué es un contrato realidad?

En la práctica se encuentra activo un gran número de procesos judiciales por la configuración de un contrato realidad, el cual resulta cuando se logra probar ante un juez la existencia de los elementos de la relación laboral. De estos, el elemento esencial para tipificar un contrato por prestación de servicios como un contrato laboral, es la subordinación. Esta es generada por las siguientes causales:

  • Impartir órdenes (en cuanto al modo, tiempo o cantidad de trabajo) o imponer reglamentos a quien presta el servicio con respecto a la ejecución de la labor contratada.
  • Fijar un horario de trabajo para la prestación del servicio.

Ejemplo práctico

Un auxiliar contable tiene las siguientes opciones de contratación:

Opción 1. Ser contratado mediante contrato laboral a término fijo con el pago de un SMMLV ($1.000.000) por seis meses. La nómina sería la siguiente:

En este escenario, el trabajador recibe un salario mensual de $1.037.172 incluido el auxilio de transporte una vez descontado el 4 % de aportes a salud y pensión. Asimismo, al finalizar el contrato laboral por 6 meses, el empleado tiene derecho a $250.000 de vacaciones y a $1.150.687 correspondiente a prestaciones sociales.

Durante los 6 meses laborados el trabajador recibe en total la siguiente suma de dinero:

Bajo este tipo de contrato, el empleador debe entregar al trabajador las herramientas necesarias para cumplir su labor y cumplir, conforme lo establece el artículo 230 del CST, con la dotación obligatoria cada 4 meses a los trabajadores que devenguen menos de dos SMMLV. El empleador además debe asumir el pago de los siguientes aportes: ARL (0,522 %), parafiscales –SENA (2 %), ICBF (3 %), Caja de Compensación Familiar (4 %), y el porcentaje que le corresponde por concepto de salud (8,5 %) y pensión (12 %). Adicionalmente, debe incurrir en el pago de prestaciones sociales y vacaciones.

Teniendo en cuenta esto, el gasto total de nómina asumido por el empleador en el caso ejemplificado es de $1.337.392 mensual por concepto de salario. Adicionalmente, al finalizar el contrato laboral debe pagar al empleado la suma de $1.400.687 por concepto de prestaciones sociales y vacaciones.

Para este empleado, el aporte total mensual que debe realizarse a salud es de $ 125.000 y para pensión es de $160.000.

Opción 2. Ser contratado mediante contrato por prestación de servicios acordando unos honorarios mensuales de $1.500.000 por seis meses.

En este escenario, el contratista debe utilizar sus propias herramientas para ejecutar la labor en cumplimiento con sus objetivos. Cabe mencionar que cuenta con la posibilidad de poder firmar varios contratos a la vez.

Para el cálculo de aportes debe tomar el valor total de los ingresos de los contratos celebrados durante el mes y multiplicarlo por el 40 % para determinar el Ingreso Base de Cotización (IBC). En el caso que el IBC sea inferior a un SMMLV, debe tomarse el valor de un SMMLV como IBC.

Como lo mencionamos anteriormente, el contratista debe asumir el pago total de los aportes al sistema de seguridad social en salud y pensión,12,5 % y 16 % respectivamente. Para efectos de nuestro ejercicio, incluimos los pagos de ARL (0,522 %) y Caja de Compensación (2 %), razón por la cual los honorarios netos una vez asumidos dichos aportes, equivalen a $1.189.780al mes y a $7.138.680 por los seis meses.

Como puede observarse, el contrato laboral tiene mayores beneficios para el empleado, en tanto que recibe el pago de prestaciones sociales y vacaciones, el empleador paga el total de los aportes a ARL y Caja de Compensación Familiar, recibe una dotación cada cuatro meses y solo asume una parte del porcentaje para el pago de salud y pensión. En contraposición con el contrato por prestación de servicios, el cual es más flexible en cuanto a horario y autonomía en las actividades realizadas. Sin embargo, en algunas situaciones y condiciones puede resultar mejor un tipo de contrato con respecto al otro, razón por la cual, antes de tomar una decisión frente a ofertas de contratación que difieran en el tipo de contrato, le recomendamos analizar las distintas variables para tomar una decisión acertada.