Conforme se transforman los modelos de negocio en las áreas de competencia de los profesionales contables, se hace necesario que estos adquieran o desarrollen habilidades concretas que les permitan involucrarse de manera eficiente en dichos modelos. Conoce hoy en ContArte las habilidades necesarias para ser un buen asesor contable.

Por Juan David Hernández, asistente de investigación técnica del INCP

Las habilidades técnicas y los conocimientos prácticos propios del proceso contable o de aseguramiento de la información, se convierten en una base indispensable para medir las capacidades de un contador. Sin embargo, en el mercado profesional actual, no es suficiente dominar este conjunto de habilidades si el contador no puede hacer uso de ellas para responder a las necesidades de los grupos de interés. La correcta elaboración de estados financieros o informes de auditoría no tienen un verdadero valor agregado si el profesional que los realiza no puede llevar a cabo un análisis concreto de la información que presenta y logra comunicarla de manera efectiva a los usuarios de la información, su equipo de trabajo, enditades de control, etc.

Dentro del variado conjunto de posibles receptores del conocimiento e información que ofrecen los profesionales contables se encuentran aquellos que buscan asesorarse en diferentes temas relacionados con la práctica contable o de aseguramiento. Esta variante del mercado es una de la que más requiere otro tipo de habilidades de parte de los contadores, pues es aquí que las habilidades comunicativas cobran una relevancia significativa.

Habilidades que conforman un perfil de contador público integral

El concepto del contador público va más allá de la preparación brindada en la academia, es necesario mantenerse en constante contextualización sobre las nuevas ideas y tener preparación suficiente para satisfacer las necesidades del cliente. El contador público debe mantener la facultad para desarrollar procesos creativos y divergentes con los que pueda contribuir en la generación de un estilo adaptable y moderno que le permita mantener alternativas de solución en la toma de decisiones fundamentales para el bienestar de sus clientes o empresas en las que labore. A continuación, presentamos el conjunto de habilidades que, como mínimo, debe tener un contador para ser un buen comunicador de la información que genera.

Del anterior conjunto se pueden destacar las siguientes “habilidades adquiridas”, las cuales se forman a lo largo de la experiencia y son fundamentales para un contador que desea transmitir su conocimiento, ya sea a la dirección de su organización, a los clientes a los que brinda asesorías o al instruir a su equipo de trabajo.

Conocimientos del sector

El contador debe aprender todo lo necesario acerca de su labor y del sector de negocio en el que se desempeña, sobre todo, mediante la experiencia y el involucramiento del profesional en las actividades del día a día de la compañía en que presta sus servicios. Conocer la organización y su respectivo sector permite que se vayan desarrollando simultáneamente sus habilidades estratégicas, negociadoras y de liderazgo.

Manejo de las tecnologías

Los servicios de asesoría y la tecnología van de la mano. El uso de programas y herramientas de contabilidad son necesarios para poder desempeñar muchas de las tareas diarias. Es importante que el profesional contable se desenvuelva bien con ellas y que esté al día de las últimas novedades que apliquen para su labor o que le permitan facilitar su trabajo, ya sea mejorando sus análisis, reduciendo tiempos o facilitando la comprensión y el acceso de la información por sus clientes.

Hoy en día, por ejemplo, se ha de tener presente la importancia de contar con soluciones tecnológicas que permitan tener datos en la nube. La información se mantiene a salvo mientras se accede a ella desde cualquier sitio y es posible compartirla fácilmente con los clientes.

Habilidades comunicativas

La capacidad de comunicarse de manera asertiva con los diferentes tipos de clientes o usuarios de la información es sin duda la habilidad que más se requiere a la hora de brindar asesorías contables y, a su vez, es la menos trabajada desde la academia. Por lo tanto, es necesario que el contador realice un esfuerzo propio por adquirir estas habilidades, pues en el día a día tendrá que hablar y mantener reuniones con jefes, compañeros y clientes y no todo el mundo será capaz de comprender la información que domina, por lo que es esencial poder transmitir la información de modo sencillo y digerible para cualquiera.

La comunicación, además de verbalmente, se realiza en su mayoría mediante canales de texto como comunicados, e-mail, chats, reportes e informes. Por estas vías, el contador debe ser capaz de ofrecer mensajes claros y concisos.

Orientación de servicio al cliente

El profesional contable tiene que tratar con clientes y captar otros nuevos. Tener cierto sentido y vocación por el trato con otras personas siempre será de utilidad en la labor de un asesor.

Saber escuchar y entender las necesidades de un cliente requiere, sobre todo, de práctica y experiencia. De igual manera, es de ayuda contar con una actitud positiva, especialmente en los momentos de estrés y presión. Y, lo más importante, tener cuidado de no ser demasiado optimista con los tiempos que se dan para la culminación de un trabajo y luego no poder cumplir al cliente.

En un sector cambiante, es esencial desarrollar capacidades de adaptación que le permitan al contador estar siempre dispuesto a mejorar y ofrecer un servicio excepcional a sus clientes.

Ética e integridad

Para los gerentes de pequeñas y medianas sociedades de contadores públicos, tanto la ética como la integridad son cualidades vitales que buscan en los candidatos interesados en algún empleo. El asesoramiento a clientes requiere ganarse su confianza, así como un proceso de imponer responsabilidades. En este sentido, la ética cobra cada vez más importancia por el uso creciente de aplicaciones digitales y trabajar en la nube.

Para ser integral hay que adherirse al Código de Ética profesional. Lo que debe importar es el desarrollo sostenible enfocado a los clientes, por lo que, a la hora de contratar nuevos empleados, miembros del equipo de trabajo, consultores externos, etc. hay que asegurarse de seleccionar a personas honestas que mantendrán a salvo la información confidencial del cliente

Pensamiento crítico y analítico

La cantidad de datos y la necesidad de contar con información financiera en tiempo real hace que el contador público se convierta en un líder de negocios, por ello las cifras que se manejan en los reportes deben convertirse en un subconjunto mucho más amplio de datos, estructurados y no estructurados, en que el análisis y la interpretación de los mismos son fundamentales para así agregarle y crear valor entre sus clientes, ya que actualmente estos esperan que su asesor contable tome un problema, lo comprenda, y con la ayuda de análisis de datos lo resuelva para tomar decisiones.