Antes de que los estados financieros de una organización sean publicados, se requiere que se analice e investigue la posible ocurrencia de eventos subsecuentes que tengan algún impacto sobre dichos estados o que se deban revelar de alguna forma. Hoy en ContArte, descubre qué son y cómo se clasifican estos eventos.

Por Juan David Hernández, asistente de investigación técnica del INCP

Los estados financieros de una organización pueden verse afectados por eventos subsecuentes, que son aquellos hechos que ocurren con fecha posterior al corte de los estados financieros y la fecha en que son autorizados para su publicación (fecha de aprobación), los cuales pueden tener un impacto significativo en los estados financieros.

Los eventos subsecuentes normalmente pueden tener efecto en los estados financieros que ameritan un ajuste o una revelación en las notas a estos. Estos eventos se clasifican según su capacidad para generar ajustes o revelaciones a los estados financieros:

Los eventos subsecuentes con efecto en los estados financieros normalmente son situaciones que existen a la fecha del cierre de estos pero que por alguna circunstancia no se han identificado, mientras que los eventos subsecuentes sin efecto son situaciones que no existían a la fecha de los estados financieros, pero que deben ser revelados en las notas.

La Norma Internacional de Auditoría 560 – Hechos posteriores al cierre expresa en detalle los requerimientos y aspectos a tener en cuenta en la identificación de los eventos subsecuentes. Adicionalmente, esta norma define con exactitud las “fechas” mencionadas anteriormente, que deben ser comprendidas con claridad para la determinación de tales eventos:

Fecha de los estados financieros: fecha de cierre del último periodo cubierto por los estados financieros.

Fecha de aprobación de los estados financieros: fecha en la que se han preparado todos los documentos comprendidos en los estados financieros, incluyendo notas explicativas, y en la cual las personas con autoridad reconocida asumen la responsabilidad sobre dichos estados.

Fecha del informe de auditoría: fecha que establece el auditor sobre el informe de auditoría conforme a lo que establece la NIA 700.

Fecha de publicación de los estados financieros: fecha en la que los estados financieros auditados y el informe de auditoría se ponen a disposición de terceros.

Requerimientos en la identificación de los eventos subsecuentes

Conforme lo dispone la NIA 560, para la identificación de estos hechos se deben considerar, entre otros, los siguientes requerimientos y procedimientos:

Conocimiento de procedimientos: se debe obtener conocimiento de cualquier procedimiento establecido por la dirección para garantizar que se identifiquen los hechos ocurridos después de la fecha de cierre.

Indagación ante la dirección: se le debe indagar a la dirección y, cuando corresponda, a los responsables del gobierno de la entidad sobre si han ocurrido hechos posteriores al cierre que puedan afectar a los estados financieros.

Lectura de actas: cuando existan actas de las reuniones de los propietarios, de la dirección y de los responsables del gobierno de la entidad que hayan sido celebradas con posterioridad a la fecha de los estados financieros. Adicionalmente, es necesario que se realice una indagación sobre los asuntos que se discutieron en estas posibles reuniones cuando no existan aún actas disponibles.

Lectura de estados financieros: se deben revisar los estados financieros intermedios de la entidad que sean posteriores al cierre, cuando los haya.

Manifestaciones escritas: se deben solicitar a la dirección y los encargados del gobierno de la entidad (cuando corresponda) que proporcionen manifestaciones escritas conforme a lo que requiere la NIA 580, de que todos los hechos ocurridos con posterioridad a la fecha de los estados financieros, que deben ser objeto de ajuste o revelación en virtud del marco de información financiera aplicable, han sido ajustados o revelados.

Con base en lo anterior, es necesario resaltar que existe una diferenciación en el tratamiento de los hechos ocurridos entre la fecha de los estados financieros y la fecha del informe del auditor, particularmente en caso de que se descubran con anterioridad o posterioridad a la publicación de los estados financieros.

Dado que existe un riesgo de tener que modificar los estados financieros, una vez que se aprueben, debido al descubrimiento de un evento subsecuente, los procedimientos se deben realizar de forma previa y oportuna, incluyendo la documentación y divulgación a los involucrados en el proceso de preparación y revisión de estados financieros. Algunos ejemplos de este tipo de procedimientos de control pueden ser:

  • Reuniones específicas entre la alta gerencia, que conoce de primera mano las situaciones relevantes o de alto nivel, y sus contadores.
  • Documentación con el área encargada de identificar cambios relevantes en los procesos jurídicos en contra o a favor de la organización.   
  • Seguimiento con áreas o funcionarios encargados de la evaluación de riesgos de liquidez, mercado, crédito, solvencia, entre otras.

Evaluación del impacto de los eventos subsecuentes ocurridos

Los siguientes son ejemplos de las situaciones más comunes que distinguen aquellos eventos con impacto de ajuste en los estados financieros y los que requieren de revelación:

La identificación, la revelación o el registro contable eficiente y oportunos de los eventos subsecuentes requiere un alto grado de juicio de la gerencia de la entidad. Las evaluaciones recurrentes de los aspectos anteriormente indicados deben conformar parte integral del control interno de la organización, particularmente del control sobre los estados financieros.