La liquidación y presentación de las declaraciones tributarias encabezan la lista de prioridades de los contadores, sin embargo, el procedimiento para cumplir eficientemente con esta obligación no es totalmente conocido. Hoy ContArte te enseña qué es y cómo funciona el procedimiento tributario.

Por Juan David Hernández, asistente de investigación contable del INCP

¿Qué es?

Se trata de un conjunto de normas y actuaciones que relacionan al contribuyente con la administración tributaria. Estas describen requisitos y formalidades para que el contribuyente pueda cumplir con su obligación sustancial, y los elementos que la DIAN debe garantizar para que se cumpla dicha obligación.

Las obligaciones fiscales se dividen entre formales, procedimientos que se deben realizar para cumplir óptimamente la obligación sustancial, y sustanciales, que se producen al materializarse el hecho generador de un impuesto.

Representación

De acuerdo con el artículo 555 del Estatuto Tributario (ET), los contribuyentes pueden actuar frente a la autoridad tributaria de forma personal o mediante un representante apoderado, para tal fin es necesario que el responsable cuente con el Registro Único Tributario (RUT), que es el mecanismo de identificación, clasificación y ubicación de los responsables de las obligaciones tributarias.

Declaración tributaria

La declaración tributaria es un acto privado con derecho de reserva (Art. 583 ET) y determinado por la ley, en el cual el responsable de la obligación comunica a la DIAN los hechos relevantes para el cálculo de las obligaciones tributarias correspondientes.

¿Cuándo se entiende como no presentada?

Según lo establecido por el Art. 580 del ET, esto sucede cuando ocurre alguno de los siguientes hechos:

  • No se presenta en un lugar autorizado.
  • El declarante no suministra información o lo hace equivocadamente.
  • No contiene los elementos suficientes para determinar las bases gravables.
  • No se encuentra firmada por el responsable o por el contador o revisor fiscal, si existe la obligación legal de hacerlo (Artículos 596, 599, 602 y 606 ET).

Corrección de las declaraciones

Los artículos 588 y 589 del ET mencionan que las correcciones que busquen disminuir el saldo a favor o aumentar el valor del impuesto y viceversa, podrán ser presentadas durante un año a partir de la fecha del vencimiento del plazo para declarar. Estas deben contener la solicitud escrita con los argumentos suficientes, el borrador de la declaración corregida y las pruebas que la respalden.

Las correcciones de errores en aspectos formales como fechas, errores ortográficos, omisiones, entre otros, que no afecten el impuesto a pagar, pueden ser corregidas sin dar lugar a sanciones.

Firmeza de las declaraciones tributarias

Según los artículos 705 y 714 del ET, el término de tiempo para considerar en firme una declaración tributaria  es de 3 años a partir del vencimiento del plazo para declarar o de la fecha de presentación extemporánea. Para los declarantes sujetos al régimen de precios de transferencia, el término es de 6 años. Este es el lapso de tiempo con el que cuenta la administración tributaria para realizar la revisión correspondiente y para notificar al responsable, mediante el respectivo requerimiento especial.

Un requerimiento especial es un acto administrativo en el que la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) le solicita al contribuyente la corrección de la declaración presentada, por considerarla errónea.

En el requerimiento se especifican los cargos que se deben adicionar a la declaración presentada, con la justificación correspondiente (Art. 704 ET). El declarante tiene un plazo de 3 meses a partir de la fecha de notificación para realizar sus objeciones por escrito (Art. 717 ET). En caso de que el contribuyente acepte la totalidad de las correcciones, se le reducirá a la cuarta parte la sanción correspondiente.

Este requerimiento puede ser ampliado, según considere la administración, durante los 3 meses siguientes al plazo de respuesta del declarante, modificando los cálculos presentados e incluyendo aspectos adicionales. Después de la ampliación del requerimiento, el plazo de respuesta será de mínimo 3 meses y máximo 6 (Art. 708 ET).

Liquidación oficial de revisión (LOR)

En el artículo 710 del ET se establece que si el responsable no acepta las correcciones sugeridas total o parcialmente, la DIAN elaborará una liquidación consignando los valores que considere que se debieron incluir en la declaración inicial. La DIAN debe notificar la LOR dentro de los siguientes 6 meses al vencimiento del plazo del contribuyente, para responder al requerimiento, o después de la ampliación de este si es el caso.

Si se realiza una inspección tributaria de oficio, el plazo se suspende durante 3 meses, mientras que si se procede a una inspección contable solicitada por el declarante, el plazo se suspenderá por el tiempo que dure esta.

Recurso de reconsideración

Si no se llega a un acuerdo sobre lo declarado, se utiliza este último recurso para una “conciliación” por la vía gubernativa. En este se deben expresar los motivos concretos de la inconformidad y debe ser presentado por el contribuyente, su representante o su apoderado dentro de los dos meses siguientes a la notificación (Art. 722 ET).

Si el recurso de reconsideración no prospera, el proceso se definirá por la vía de lo contencioso administrativo, en donde un tribunal del consejo de estado entrará a resolver el conflicto. Esta será la instancia definitiva.

Recurso de revocatoria directa

El Art. 736 del ET expresa que si el declarante no ejerció su derecho a la defensa mediante la vía gubernativa y no interpuso ninguno de los recursos de los que allí dispone, podrá presentar el recurso de revocatoria directa durante un plazo de dos años a partir de la ejecutoriedad (Art. 829 ET) del acto administrativo a revocar. Este recurso sirve para eliminar del entorno jurídico el acto en cuestión y procede en los casos que se establecen en el Artículo 94 del Código Contencioso Administrativo.

¿Qué sucede si no se presenta la declaración?

Cuando el contribuyente no presenta la declaración tributaria, la DIAN, conforme a lo establecido en el Art. 715 del ET, proferirá un emplazamiento por no declarar, dándole un plazo de un mes para presentar la declaración, advirtiendo las consecuencias por no hacerlo. Si el responsable declara en el plazo dado, se acogerá a las sanciones de extemporaneidad mencionadas en el Art. 642 del ET (el doble de las sanciones por extemporaneidad normales).

Si pese al emplazamiento el contribuyente no presenta la declaración, la DIAN hará efectivo lo dispuesto en el Art. 643 del ET sanción por no declarar (dependiendo del impuesto a declarar). Una vez que se emita la resolución de sanción, el responsable podrá presentar su declaración pagando solo la décima parte de la misma.

Liquidación de aforo

Si el responsable no presenta la declaración después de ser sancionado, la DIAN realizará la liquidación de aforo, estableciendo la obligación tributaria del contribuyente. Esta liquidación podrá presentarse solo cuando se realice el proceso mencionado anteriormente y durante un plazo de 5 años posteriores al vencimiento del plazo para declarar.

Las sanciones mencionadas son solo algunas a las que puede ser merecedor un contribuyente que incumpla con la obligación de declarar. Para conocer más sobre este tema, puedes revisar nuestro artículo: Lo que tengo para ContArte de Sanciones Tributarias.

Devoluciones

La DIAN realiza devoluciones de saldos a favor, impuestos pagados de más y pagados y no causados en un término de 50 días a partir de la fecha de presentación de la solicitud de devolución (Art. 855 ET).

Según el artículo 854 del ET, el plazo para presentar la solicitud es de dos años a partir de la fecha de vencimiento del plazo para declarar. Si la solicitud de devolución no cumple con los requisitos para su presentación, la DIAN cuenta con 15 días para emitir el respectivo auto inadmisiorio.