Un líder no solo es una persona que busca seguir las normas, sino es quien crea estrategias para establecer prioridades en su trabajo diario e independiente y en los procesos de gestión empresarial. En este artículo conocerás qué es el liderazgo creativo y cómo desde el uso de tres tipos de pensamientos (sistémico, prospectivo y crítico) los líderes pueden apoyar y dirigir las organizaciones.

Por: Astrid Guerrero, editora del INCP

Las organizaciones, tal y como las conocemos ahora, se están transformando y enfrentando a nuevos problemas con las mismas herramientas del pasado. Esto presenta una oportunidad para que los líderes evolucionen y busquen nuevas maneras de agregar valor, apoyo y directrices en la consecución de los objetivos de las organizaciones. Pero ¿Cómo pueden hacer esto los líderes? En este artículo te vamos a solucionar esta y otras dudas que te puedan surgir sobre el liderazgo creativo.

Los líderes son aquellas personas que pueden generar un impacto en la organización por medio de la observación y claridad de los objetivos primordiales. Sin embargo, esto muchas veces se queda corto a la hora de contribuir a la misión de la organización, pues las estrategias de pensamiento del líder deben enfocarse en el avance de los procesos de gestión, pero sin perder de vista la importancia de los participantes. De allí nace el concepto de liderazgo creativo.

El liderazgo creativo es la progresión de diversas formas de pensamiento donde el líder trata de incorporar valores morales, la influencia inspiracional y el propósito personal y organizacional con el impacto social, como una manera de mejorar el contacto con las personas que pertenecen a la organización. De esta manera, el líder creativo se apalanca de los diferentes mecanismos emergentes del pensamiento (sistémico, prospectivo y crítico) para tener herramientas claras en la resolución de problemas y afrontar los retos de diversas formas.

Pensamiento sistémico

Esta forma de pensamiento es una habilidad y una filosofía de trabajo a la vez, puesto que se enfoca en comprender cómo las diversas partes de una organización se interrelacionan y se comportan de manera independiente. Para esto, es necesario entender que una organización es un sistema en sí mismo que cuenta con la colaboración y apoyo de todos sus miembros para el desarrollo de objetivos en común, es por esta razón que el líder debe ser capaz de entender el sistema, predecir sus comportamientos e idear modificaciones que produzcan los efectos deseados en la toma de decisiones.

Este tipo de pensamiento dota al líder de métodos y estrategias de mayor eficacia para enfrentar las dificultades y entender el entorno en el que un problema se desarrolla. Entendiendo la totalidad del sistema, el líder podrá planear estrategias creativas en pro de establecer prioridades en su trabajo independiente, diario y organizacional.

Pensamiento prospectivo

Este tipo de pensamiento observa a largo plazo el futuro de la organización con el propósito de identificar las tecnologías emergentes que más adelante le producirán mayores beneficios económicos o sociales. De allí se empiezan a planear estrategias que van a establecer mejores propósitos, a partir de la construcción de escenarios alternativos que ayuden a identificar los acontecimientos en el tiempo. Es decir, entender qué va a pasar, cuáles son algunas de las alternativas y empezar a estructurar los posibles escenarios que pueden ocurrir durante la gestión y desarrollo de las labores.

El propósito de ese tipo de pensamiento es construir los imaginarios de futuro previsibles o ideales para la organización de tal manera que el líder cree alternativas más seguras para su ejecución.

Pensamiento crítico

Es un proceso intelectual activo y disciplinado con la intención de analizar, conceptualizar, aplicar, sintetizar y evaluar información a través de la observación, experiencia, reflexión, razonamiento o comunicación. El pensamiento crítico se convierte en la guía de las labores a realizar, puesto que es la forma de dar claridad, profundidad y valor los conocimientos que el líder tiene. El desarrollo de estos tres pensamientos ayuda a concebir las nuevas maneras del liderazgo y establecer líneas claras de ejecución para llevar a cabo el desarrollo profesional. Así pues, el líder creativo debe trabajar constantemente en el autoconocimiento, la creatividad y la resiliencia para saber cómo impactar su entorno, además de tener en cuenta las siguientes habilidades:

Con el desarrollo de estas habilidades y la evolución del pensamiento, el líder creativo estará en la capacidad de tener una visión futura y clara del negocio, conocer al detalle el propósito de la organización y generar un impacto positivo en su entorno. Un líder con estas capacidades concebirá la organización no solo como grupos de personas que buscan un propósito en común, sino como un grupo de líderes, con diversos papeles y objetivos que implementan estrategias claras para el cumplimiento de grandes propósitos.