Con nuevos impuestos llegan nuevas sanciones para castigar a quienes los evaden. Acá te hablamos de cuanto le cuesta demorarse, equivocarse e incumplir.

Por: Clenia Causil, Asistente de investigación del INCP

En nuestro país es común encontrar evasión e incumplimiento de las obligaciones tributarias, y es más común aún que, después de ocurrido el hecho, se busque la ayuda de un contador para salir del problema o subsanarlo de la mejor forma posible. En este artículo te informamos acerca de las principales modificaciones en materia sancionatoria que trajo consigo la reforma tributaria del 29 de diciembre de 2016, para que puedas dar información de primera mano a los contribuyentes desjuiciados.

Con la Ley 1819 del año pasado se creó un nuevo tributo llamado Impuesto Nacional al Carbono: “un gravamen que recae sobre el contenido de carbono de todos los combustibles fósiles, incluyendo todos los derivados de petróleo y todos los tipos de gas fósil que sean usados con fines energéticos, siempre que sean usados para combustión”, según aparece en el artículo 221 de la reforma. En este y en los dos siguiente, 222 y 223, encontrarás información detallada relacionada con el hecho generador, sujeto pasivo, responsables, base gravable, tarifa, destinación, entre otras generalidades. Por ahora debo contarte que la sanción por no declarar el  Impuesto Nacional al Carbono será nada más y nada menos del 20% del impuesto que deba pagarse.

Otra de las creaciones de la reforma es el monotributo: “un tributo opcional de determinación integral, de causación anual, que sustituye el impuesto sobre la renta y complementarios, a cargo de los contribuyentes que opten voluntariamente por acogerse al mismo” como lo dice el artículo 903 del Estatuto Tributario. La sanción por no declarar este impuesto será del 1,5% del valor del impuesto que deba pagarse.

Se nos hizo tarde

Ahora hablemos de las sanciones por declarar los impuestos por extemporaneidad como se dice técnicamente, de las que habla el artículo 641 del Estatuto Tributario. En caso de presentar extemporáneamente la declaración anual de los activos en el exterior, la sanción será del 1,5% del valor de los activos poseídos en el exterior y del 3% de los activos poseídos en el exterior si la declaración se presenta después del emplazamiento.

La extemporaneidad en la declaración del monotributo tendrá una sanción del 3% del impuesto a cargo, sin exceder el 100% del impuesto y del 6% del impuesto a cargo sin exceder el 200% del impuesto si se presenta después del emplazamiento. Si la declaración del gravamen a los movimientos financieros (GMF) se presenta tardía, la sanción será del 1% del impuesto sin exceder del 100% del valor a pagar  y del 2% sin exceder el 200% del impuesto si se presenta del emplazamiento.

¿Cuánto cuesta un error?

Con la reforma tributaria, la sanción por corrección será del 10% del mayor valor a pagar o del menor saldo a su favor, antes del emplazamiento y después del emplazamiento del 20% (Art 644 ET). La sanción por corrección de ingresos y patrimonio bajó del 1% al 0.5% del patrimonio líquido antes del emplazamiento, después de este, la sanción será del doble (Art. 645 ET).

 

La sanción por inexactitud será del 100% de la diferencia entre el saldo a pagar o saldo a favor, del 160% si se incurre en algún abuso en materia tributaria (Art. 869 ET) o en compras o gastos efectuados a proveedores ficticios o insolventes, del 50% en declaraciones del monotributo y del 200% del mayor valor del impuesto a cargo si se omiten activos o incluyen pasivos inexistentes. La sanción por inexactitud en las declaraciones de Ingresos y Patrimonio será del 15% de los valores inexactos (Art. 648 ET).