Gracias al avance de la tecnología, obtener recursos nunca había sido tan fácil, conoce el Crowdfundig, un modelo de financiación colaborativa que puedes usar para desarrollar tu idea de negocio.

Por: Juan David Hernández, asistente de investigación técnica del INCP

En la era de la cuarta revolución industrial, la digitalización de los procesos empresariales ha marcado el camino de todo tipo de organizaciones, entre ellas las entidades financieras que han sido protagonistas de la optimización y desarrollo de sus actividades a través del uso de soluciones digitales. Los avances de la tecnología financiera o Fintech han transformado la manera en que las personas hacen uso de los servicios financieros, pues además de facilitar el acceso a los mismos, simplifica su funcionamiento y acerca las necesidades de los consumidores con los servicios ofrecidos.

Uno de los desarrollos Fintech que ha venido creciendo exponencialmente es el Crowdfunding, el cual hace posible obtener recursos bajo otros modelos de financiamiento basados en la colaboración.

¿Qué es?

El también denominado “modelo de financiación colaborativa” es un esquema en el cual personas y empresas pueden obtener los recursos necesarios para llevar a cabo una idea de negocio, ejecutar un proyecto o consolidar y hacer crecer una empresa.

A diferencia de los mecanismos tradicionales de crédito otorgados por las instituciones bancarias, en el Crowdfunding la financiación de los proyectos no está concentrada en una única persona o entidad. En este mecanismo el monto total de capital es aportado por diferentes inversores, los cuales conocen y analizan el emprendimiento o idea de negocio, para el que se están solicitando los recursos, por medio de una plataforma digital en la cual se han establecido las características, propósitos, modalidad, tiempo (recompensas, si las hay) y cantidad de la inversión a realizar. Con esta información los potenciales inversionistas toman la decisión autónoma de ser parte del proyecto y contribuir con su desarrollo.

¿Cómo funciona?

El funcionamiento de este modelo dependerá del tipo de Crowdfunding que se vaya a manejar. Aunque cada tipo cuente con características de funcionamiento particulares, comparten las siguientes fases:

Tipos

El Crowdfunding puede ser desarrollado bajo dos modelos principales. Uno en el cual el inversionista contribuye al desarrollo del proyecto de emprendimiento a cambio de un retorno financiero, y otro en el cual las decisiones del inversionista no se encuentran condicionadas a expectativas de retorno de su inversión.

En el marco de estos modelos podemos encontrar los siguientes tipos:

Esquemas de préstamos o crowdlending

Estos son esquemas de financiación en masa en los cuales los inversionistas otorgan préstamos a empresas y consumidores a cambio de algún tipo de interés por el capital suministrado. Estos préstamos pueden ser otorgados directamente por el inversor o mediante la plataforma digital. Los créditos de acuerdo a su tipo tienen la siguiente clasificación:

Préstamos de consumo P2P Los inversionistas le otorgan el préstamo al consumidor.
Préstamos a empresas P2B Los inversionistas le otorgan el préstamo a una empresa.
Préstamos directos La plataforma de Crowdfunding le otorga el préstamo al consumidor o empresa.
Préstamos garantizados P2P Los inversionistas le otorgan el préstamo a un consumidor o empresa con el respaldo de una propiedad.

Donaciones

Bajo este tipo de financiación el inversionista provee a las empresas o personas particulares los recursos necesarios para el desarrollo de su proyecto de emprendimiento, sin esperar ninguna contraprestación o recompensa monetaria o no monetaria.

De recompensa

Los Crowdfunding bajo el esquema de recompensa son aquellos en los que la inversión se realiza esperando obtener algún tipo de recompensa no monetaria, como por ejemplo un producto o beneficio surgido del desarrollo del emprendimiento o negocio para el que se están solicitando los recursos.

De acciones

Como su nombre lo indica, este mecanismo de financiamiento se basa en condicionar los recursos a la concesión de derechos accionarios sobre el negocio o proyecto de emprendimiento, de parte del solicitante al inversor, cuando este ya este realizado.

Royalties

El modelo de royalties o “regalías” implica que el inversor, a cambio de los recursos que transfiere al emprendedor, espera recibir otro tipo de beneficios no necesariamente económicos o físicos, como por ejemplo un reconocimiento simbólico o derechos de propiedad intelectual.

Regulación en Colombia

Las actividades Fintech que facilitan el desarrollo de las actividades financieras mediante plataformas tecnológicas (como el Crowdfunding) han tenido una buena acogida en Latinoamérica. Para el caso colombiano, las iniciativas de este tipo de financiamiento se habían limitado a la contribución a pequeños proyectos personales, esto debido a la falta de regulación y poca claridad que existía frente al tema. El panorama cambio tras la expedición del Decreto 1357 de 2018 “Por el cual se modifica el Decreto 2555 de 2010 en lo relacionado con la actividad de financiación colaborativa”.

Mediante este decreto se regulan las plataformas tecnológicas dedicadas a facilitar la comunicación entre emprendedores e inversionistas, al acercar las necesidades de recursos de los primeros con el capital de inversión de los segundos. Esta norma, tiene como objetivo principal ayudar a aquellos emprendedores que tengan un proyecto de negocio o productivo establecido, es decir que ya se encuentra formalmente constituido como empresa y requiere de capital para surgir.

Con el Decreto 1357 de 2018 se abrió la posibilidad de que los emprendedores que necesitaban financiación para sus proyectos pudiesen recibir préstamos canalizados a través de las plataformas digitales de Crowdfunding siempre y cuando las entidades que realicen estas operaciones estén autorizadas y vigiladas por la Superintendencia Financiera de Colombia.

Los desembolsos y los montos de capital solicitados para financiar los proyectos bajo este modelo deben cumplir con las siguientes condiciones de acuerdo con lo establecido en este decreto:

Este decreto regula únicamente a los tipos de financiación colaborativa que implican un préstamo de dinero y negociación de acciones, los mecanismos de Crowdfunding que comprenden donaciones o desembolsos voluntarios de recursos no están en el alcance del decreto.

Por su parte la Superintendencia Financiera de Colombia en su Concepto 2017008080-001 de 2017, indica los riesgos de esta actividad, para lo cual en cumplimiento de su objetivo de “Evitar que personas no autorizadas, conforme a la ley, ejerzan actividades exclusivas de sus entidades vigiladas”, ha emitido diversos pronunciamientos, en los cuales realiza las aclaraciones pertinentes para prevenir que, a través de estos modelos de negocios, no sea posible realizar libremente operaciones relacionadas con el ejercicio de actividades exclusivas de las instituciones sometidas al control y vigilancia de la Superfinanciera, caso en el cual las personas que las realicen pueden ser destinatarias de las medidas de carácter administrativo y penal consagradas en el ordenamiento positivo.

Uno de los pronunciamientos que destacan en cumplimiento del objetivo antes mencionado es Concepto 2019009738-001 de 2019 en el cual se realizan las aclaraciones correspondientes a la naturaleza y funcionamiento de actividades de financiación colaborativa, emisión de instrumentos representativos de deuda o de capital.