Conoce en ContArte los aspectos clave del Impuesto de Normalización tributaria que trajo consigo la ley de inversión social (Ley 2155 de 2021), un mecanismo para incentivar al contribuyente a declarar sus activos omitidos y/o excluir sus pasivos inexistentes sin pagar sanciones ni intereses.

Por: Juan David Hernández, asistente de investigación técnica del INCP

Con la expedición de la Ley 2155 de 2021 se implementaron algunas medidas tributarias a fin de garantizar el recaudo necesario para cubrir los programas de inversión social que son objeto primordial de esta Ley.

Una de estas medidas y que ya se había contemplado en anteriores reformas tributarias y que no deja de generar opiniones encontradas sobre su efectividad en términos de la lucha contra la evasión es la creación del impuesto de normalización tributaria, el cual con la mencionada ley se estableció nuevamente, presentando algunas características distintas a los que anteriormente se habían manejado, las cuales describiremos a continuación:

¿En qué consiste?

El Impuesto de Normalización Tributaria es un impuesto complementario al de renta, el cual grava con una tarifa espacial a los activos omitidos que el contribuyente posea, bien sea en el país o en el extranjero, así como a los pasivos inexistentes que este haya declarado. Los activos que sean objeto de este impuesto deberán incluirse para efectos patrimoniales en las declaraciones del Impuesto sobre la Renta y complementarios siguientes, cuando haya lugar a ello, y dejarán de considerarse activos omitidos.

El principal objetivo de impuesto de normalización es lograr que el contribuyente declare esos activos omitidos y excluya esos pasivos inexistentes sin pagar sanciones ni intereses, y pague una tarifa del impuesto de renta reducida. Esta medida busca incentivar al contribuyente para que formalice o regularice sus activos, a la vez que le permite al estado recaudar una importante suma en impuestos eludidos o evadidos.

Responsable de incluir los activos omitidos en su declaración

En el caso de los activos omitidos es necesario que se tenga claridad sobre el sujeto que está obligado a incluir los activos omitidos en su declaración de impuestos nacionales.

Solo tendrán la obligación de incluir los activos omitidos en su declaración de impuestos nacionales aquellos que tengan el aprovechamiento económico, potencial o real, de dichos activos en su propio beneficio. Quien no aparezca como propietario o usufructuario de un bien, tiene la obligación de incluir el activo el mismo en sus declaraciones de impuestos nacionales cuando lo aproveche económicamente de cualquier manera, independientemente de los vehículos y/o negocios que se utilicen para poseer dicho activo.

Características del impuesto

Declaración y pago

El Impuesto Complementario de Normalización tributaria se declara, liquida y paga en la Declaración del Impuesto Complementario de Normalización Tributaria (Formulario 445).

Conforme lo dispone el parágrafo 1 del artículo 6 de la Ley 2155 de 2021, los contribuyentes que decidan acogerse al Impuesto Complementario de Normalización tributaria por el año 2022, deberán pagar un anticipo del cincuenta por ciento (50%) de su valor entre el 16 y el 22 de noviembre de 2021 de acuerdo con los dos últimos dígitos del NIT. El pago deberá realizarse en una sola cuota, mediante el diligenciamiento del formulario oficial de “Recibo de Pago” adoptado por la DIAN (Formulario 490).

La presentación de la declaración y el pago del cincuenta por ciento (50%) restante se realizará hasta el 28 de febrero de 2022. El valor del anticipo pagado se podrá descontar del valor a pagar en la declaración del Impuesto de Normalización tributaria que se realice en 2022. Cualquier saldo a favor o pago en exceso que se pudiese generar como consecuencia del pago del anticipo deberá ser reconocido al contribuyente en los términos señalados en el Estatuto Tributario.

Aunque el impuesto de normalización tributaria se declara de forma independiente, los activos omitidos y los pasivos inexistentes que se declaren deben incorporarse y excluirse respectivamente en la declaración de renta, de no llevar a cabo este requisito estos seguirán sin formalizare a pesar haber presentado la declaración de normalización.

Repatriación de activos omitidos que sean invertidos con vocación de permanencia

Cuando los contribuyentes repatrien, antes del 31 diciembre de 2022, activos omitidos que sean invertidos con vocación de permanencia en el país, es decir que permanezcan en Colombia por un periodo de por lo menos (2) años contados a partir del vencimiento del plazo para efectuar las inversiones con vocación de permanencia.

La base gravable del Impuesto corresponderá al 50% del valor de activos omitidos que sean efectivamente repatriados. Cuando, habiendo declarado una base gravable reducida al 50%, no se repatrien los activos omitidos y/o no se inviertan con vocación de permanencia, el sujeto pasivo del impuesto deberá pagar el mayor valor del Impuesto a cargo, junto con los intereses moratorios, en el Formulario 445 prescrito por la DIAN. Para estos efectos, el contribuyente debe hacer una solicitud ante la Dirección Seccional a la que pertenezca, con el propósito de que ésta habilite el formulario de la declaración del Impuesto de Normalización tributaria.