Para preparar correctamente los estados financieros de una entidad hay que ir más allá del cumplimiento de las NIIF; es necesario conocer las necesidades y características de la organización, adaptando a estas los requerimientos de la norma. Esto se logra mediante la determinación y aplicación de las políticas contables, sobre las cuales hoy queremos ContArte.

Por Juan David Hernández, asistente de investigación técnica del INCP

Elaborar la información financiera y contable de una entidad es una labor en la que, además de las diferentes habilidades técnicas y profesionales del contador, se requiere cumplir una serie de requerimientos y principios, los cuales están establecidos en los marcos normativos correspondientes a cada entidad y región.

Este hecho, aunado a la facilidad con la que el ejercicio profesional del contador se torna operativo, implica que las posibilidades para que este decida sobre la manera en que se realiza la contabilidad en la organización sean limitadas.

En este contexto, las políticas contables surgen como una de las principales oportunidades y herramientas del contador para la toma de decisiones, pues mediante estas puede elegir entre distintas maneras de presentar la información en los estados financieros, aunque siempre dentro del marco de los requerimientos normativos, que para el caso particular están representados en las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF). Aun así, en la práctica se evidencia que los contadores generan los lineamientos de la política, pero en últimas es aprobada por la dirección.

Usualmente, las políticas contables se desarrollan para aplicar −a una partida específica− los requerimientos de una norma. Cuando no existe un estándar que se aplique a una transacción o hecho económico determinado, la administración de la entidad hace uso de su criterio para elaborar información financiera confiable y pertinente para la toma de decisiones de los usuarios.

Es por esta razón que la elaboración y la determinación de las políticas contables dependerá necesariamente de si existe una NIIF que aborde asuntos similares. Sin embargo, esta condición no debe interpretarse de forma tal que las políticas se conviertan en una copia de una norma de información financiera; es decir, los lineamientos del marco de referencia no deben ser utilizados como política, su función es proporcionar al contador y a los encargados de la elaboración de las políticas, los elementos para adaptar la norma a las necesidades y características de la organización.

¿Cómo se determinan y se aplican las políticas contables?

Ya que la idea de establecer una política no es solamente el hecho de copiar exactamente los requerimientos y lineamientos de una norma, puede afirmarse que no existe un modelo para la elaboración de las mismas, esto debido a las características particulares y diferencias que existen entre cada tipo de organización. No obstante, es común que una política contable se desarrolle sobre algunas generalidades que contemplen los elementos más importantes de la información financiera a revelar, como todo lo referente al reconocimiento y la medición de activos intangibles, propiedad planta y equipo, provisiones, instrumentos financieros, inventarios, activos no financieros, ingresos, etc.

Con el objetivo de ayudar a las empresas en el proceso para determinar y aplicar sus políticas contables, la fundación IFRS desarrolló recientemente una Guía para la selección y aplicación de políticas contables según la NIC 8, en la que presenta una serie de tres pasos básicos para llevar a cabo este proceso:

Analizar si existe una NIIF aplicable para la transacción o hecho económico específico

Para realizar dicho análisis se deben tener en cuenta dos escenarios. En el primero de ellos se cuenta con una norma NIIF que es aplicable específicamente para una transacción o hecho económico particular, y otro en que no se cumple lo anterior; es decir, no existe una norma que sea aplicable específicamente para una transacción determinada, por lo que la política se establece conforme al juicio de la administración y los encargados de prepararla.

Dado que la NIC 1 − Presentación de estados financieros afirma que una presentación correcta implica que la entidad seleccione y aplique las políticas contables de conformidad con lo dispuesto en la NIC 8, es importante que cuando una norma NIIF sea procedente para una transacción específica se sigan sus lineamientos en la determinación de la norma, ya que como se afirma en la mencionada NIC 1, técnicamente cualquier entidad que cumpla con las NIIF aplicables logrará una correcta presentación de la información financiera.

Un ejemplo de una NIIF que es aplicable no solo a una transacción específica, sino a varias, es la NIC 37 − Provisiones, Pasivos Contingentes y Activos Contingentes, pues trata diferentes aspectos relacionados con la rendición de cuentas de las partidas que están a su alcance, dentro del cual se encuentran todos los pasivos contingentes que están fuera del radar de otras NIIF.

Analizar si existen NIIF que se ocupen de asuntos similares y relacionados

Si se da el caso en que no hay una NIIF que sea aplicable específicamente a un hecho económico y los responsables de la preparación de los estados financieros deben acudir a su criterio para la fijación de las políticas contables, estos deberán considerar el modo en que se aplican:

  • Los requerimientos de las NIIF que abordan asuntos similares o relacionados.
  • Las definiciones, los criterios de registro contable y conceptos de medición de activos, pasivos, ingresos y gastos que están contenidos en el Marco Conceptual.

Estos elementos se deben analizar como se han listado, ya que mantienen un orden jerárquico; por lo tanto, la política contable se realizará haciendo alusión a las disposiciones obligatorias de una NIIF que se relacione con el asunto a tratar y no a un criterio del marco conceptual.

Aunque no sea necesario que se apliquen todos los requerimientos de una NIIF que es procedente para asuntos similares, puede ser inadecuado que se apliquen solo algunos de estos si existen otras disposiciones dentro de la norma, que son aplicables a la transacción sobre la cual se está realizando la política.

Analizar aplicación del Marco Conceptual para la Información Financiera

En consecuencia a los pasos anteriores, los responsables de la preparación de los estados financieros, al momento de elaborar las políticas contables, harán referencia y aplicarán los conceptos de reconocimiento y medición, las definiciones y los criterios de registro del Marco Conceptual cuando:

Si en algunos casos existe una NIIF que se aplique para la transacción en específico, o para asuntos relacionados, pero en otros casos no existen, los encargados de elaborar la política podrán hacer referencia tanto a la NIIF aplicable como al Marco Conceptual.

En caso de no contar con ninguna de las posibilidades de información antes mencionadas, la NIC 8 brinda la posibilidad de obtener información de otras fuentes, por ejemplo, los pronunciamientos y desarrollos de otros organismos de normalización en la materia que hagan uso de un marco conceptual similar.