Dentro de los acuerdos para evitar la doble tributación se incluyen estas cláusulas que buscan unas relaciones comerciales y tributarias favorables y reciprocas para las naciones parte del acuerdo. Hoy en ContArte descubre cómo funcionan y cuándo se activan.

Por Juan David Hernández, asistente de investigación técnica del INCP

Acuerdos de doble tributación

La doble tributación es una situación que se presenta cuando a un contribuyente se le exige el pago de impuestos similares por dos naciones con relación a un mismo hecho económico o transacción. Una de las situaciones en las que se presenta comúnmente la doble tributación es cuando una persona realiza cierta actividad económica en un país, pero reside en otro, por lo tanto, queda sujeta a la obligación tributaria de ambos países.

Generalmente, los estados gravan a sus residentes sobre la totalidad de las rentas que perciban, ya sea que se originen allí mismo o en cualquier otro país, es decir, rentas mundiales. Simultáneamente, los otros estados (terceros) gravan las rentas percibidas en su territorio, causando que los contribuyentes sean sometidos a imposiciones en su país de residencia por las rentas de fuente extranjera, a la vez que tales rentas son gravadas en el país donde se originaron.

¿Cómo se decide la potestad tributaria entre las naciones parte del acuerdo?

Existen algunas reglas de distribución de la potestad de acuerdo con el tipo de renta:

La doble tributación es un hecho que afecta la economía de los países, pues no fomenta la inversión extranjera. Colombia −desde inicios de la década− ha mantenido una política al respecto, en la que reconoce la importancia de formar parte del contexto económico internacional globalizado en que se creen entornos para la atracción de inversiones.

Esta postura se ha reafirmado recientemente con los esfuerzos del gobierno nacional que derivaron en el ingreso del país a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, hecho que puso de manifiesto la necesidad de desarrollar nuevos acuerdos o tratados para evitar la doble tributación.

Cláusula de nación más favorecida

Algunos de estos convenios de doble tributación cuentan con una cláusula de nación más favorecida, la cual comprende un acuerdo en el que una de las partes se compromete con la otra a ofrecerle siempre condiciones favorables.

Ejemplificándolo con un acuerdo comercial, se trataría de un acuerdo entre las partes en que se llega al compromiso de ofrecer siempre el mejor precio y las mejores condiciones para la compra de un producto o servicio. Esto implica que las partes que participan en el acuerdo deben garantizarse mutuamente ciertas condiciones de cumplimiento, por lo menos, igual de favorables que las ofrecidas a terceras partes.

Lo anterior quiere decir que si el consumidor encuentra otro vendedor que le ofrezca mejores condiciones, tiene el derecho a ejercer la aplicación de la mencionada cláusula. Por tanto, si una firma consigue un nuevo proveedor que le ofrece un precio de materiales más bajo, la compañía proveedora y todas las otras con quienes mantenga acuerdos de doble tributación que contengan esta cláusula, deberán igualar el precio del nuevo proveedor.

Elaboración propia

Esta dinámica muestra la manera en que se aplica esta cláusula a todas las condiciones para evitar la doble tributación que se pacten dentro del acuerdo. Incluir estas cláusulas tiene como objetivo estrechar las relaciones comerciales entre naciones y regiones, de modo recíproco, por lo que es necesario enfatizar en que ambas partes deben beneficiarse de las ventajas producidas por el convenio.

Activación de la cláusula de nación más favorecida

Recientemente se realizó la suscripción de un convenio de doble tributación con Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte. Este tratado, que entró en vigencia el 13 de diciembre de 2019 pero inició su aplicación en materia de retenciones en la fuente desde el 01 de enero de 2020, trajo consigo la activación de las cláusulas de Nación más favorecida, incorporadas en los distintos convenios para evitar la doble tributación suscritos por Colombia.

La activación de la cláusula se genera porque en el acuerdo se estipula que los pagos que se efectúen a los países con los que se suscribe el mismo (Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte) por los conceptos de servicios técnicos, asistencia técnica y consultoría NO estarán sometidos a la retención en la fuente y podrán ser deducidos en su totalidad por las sociedades nacionales que realizan los pagos.

Considerando lo explicado respecto a la dinámica de la cláusula de nación más favorecida, se entendió que lo pactado en este acuerdo representa una ventaja que se puede extender a otros convenios de doble tributación suscritos por Colombia bajo el modelo de la OCDE que incluyan esta cláusula.

En virtud de lo anterior, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) emitió un concepto general (Concepto 0191 de 2020) sobre la interpretación de esta entidad respecto a la aplicación de la cláusula de nación más favorecida, producto de la suscripción al nuevo acuerdo. En este documento, la DIAN resalta que las ventajas que motivan la activación de la cláusula son igualmente aplicables para los convenios de doble tributación mantenido con México, República Checa, Canadá y Portugal, por lo que a partir del 1 de enero del presente año los pagos hechos a estos países por servicios técnicos, asistencia técnica y consultoría son 100 % deducibles y no están sometidos a retención en la fuente.

Por otra parte, el concepto manifiesta que, conforme a los convenios de doble tributación mantenidos con España, Chile y Suiza, no resulta aplicable la activación de la cláusula de nación más favorecida, por lo que deben continuar vigentes las reglas hasta ahora utilizadas, esto gracias a que estos tres acuerdos no incluyen expresamente lo siguiente:

  • Para el caso español, una tasa impositiva menor
  • Una exención o alícuota inferior, en el caso del acuerdo con Chile
  • Un tipo impositivo menor, en el convenio suscrito con Suiza

No incluir expresamente estas condiciones en las cláusulas provoca que no se activen las mismas, pues al tratarse solamente de excluir los pagos por servicios técnicos, asistencia técnica y consultoría en el concepto de regalías, no se cumplen los requisitos para hacerlo.

Ver: Concepto 0191 de 2020